¬ŅQu√© ocasiona que¬†nos enojemos?¬†Psicolog√≠a de las emociones – la ira¬†ūüė°

 

 

La ira, al igual que el resto de emociones b√°sicas, es universal en la especie humana. Es la respuesta ante amenazas o peligros en el entorno y puede ir acompa√Īada de agresividad verbal y/o f√≠sica. Nos prepara para luchar o huir, protegi√©ndonos de un potencial ataque.

 

Es completamente natural sentir ira y que ésta se haga presente en diferentes situaciones de la vida cotidiana. Tal y como nos explica la psicología de las emociones Рla ira es emoción habitual, universal y frecuente. Aparece al sentirse lastimado, irritado y en situaciones de injusticia o ante circunstancias en las que la persona se sienta agredida. Cuando aparece esta emoción, el cuerpo se prepara para atacar o huir. De esta forma la persona se preserva de una situación potencialmente peligrosa.

 

La principal función adaptativa de la ira es la autodefensa. Moviliza con la energía necesaria para protegernos de un posible ataque, ante situaciones que resultan peligrosas y/o frustrantes.

 

Las emociones están muy ligadas a los pensamientos que tenemos, es decir, a la forma en cómo interpretamos lo que nos está ocurriendo. No es tan importante el hecho en sí, sino el significado subjetivo que le demos. Por esta razón, una misma situación puede ser vivida de forma muy diferente en función de la persona.

 

¬ŅPorqu√© nos enfadamos? Psicolog√≠a de las emociones – la ira¬†ūüė°

 

La causa de la ira es una situación que la persona interpreta como peligrosa o amenazante. El objetivo es preparar a la persona para poder afrontar y superar la situación. La ira predispone al cuerpo y a la mente para protegerse de un peligro real o potencial.

 

La ira es una respuesta natural que se puede manifestar en tres situaciones diferentes.

1. En primer lugar, se encuentra la situaci√≥n donde la persona se siente amenazada. Interpreta que es posible que le hagan da√Īo y a trav√©s de la ira se protege.

2.En segundo lugar, también se puede manifestar cuando la persona considera que está en riesgo algo o alguien importante para él.

3.Por √ļltimo y en tercer lugar, la ira puede ser resultado de la frustraci√≥n. La persona valora que sus necesidades y deseos no est√°n siendo satisfechos.

En las tres situaciones descritas, la persona puede perder el control y actuar con un comportamiento agresivo y/o violento.

La intensidad de la misma es muy variable y presenta diferentes grados. Podemos imaginar la ira como si fuera una l√≠nea continua. Un extremo podr√≠a ser una irritaci√≥n leve y el otro una explosi√≥n de furia incontrolable. Toda emoci√≥n ‚Äďincluida la ira‚Äď va acompa√Īada de respuestas corporales, cognitivas y conductuales.

No permitas que la ira te controle - Aprende a gestionarla

No permitas que la ira te controle – Aprende a gestionarla

Consecuencias. Psicolog√≠a de las emociones – la ira¬†ūüė°

Entre las respuestas fisiol√≥gicas podemos destacar; un aumento de la hormona y neurotransmisor que se conoce como epinefrina, tambi√©n llamada adrenalina (esta es una sustancia que se utiliza para reanimar al coraz√≥n ante un paro card√≠aco). Tambi√©n hay un incremento en la respiraci√≥n, en la frecuencia, presi√≥n card√≠aca y en la temperatura corporal. De igual forma, se puede observar que los m√ļsculos se tensan, las pupilas y las v√≠as a√©reas se dilatan, se contraen los vasos sangu√≠neos.Todo esto predispone al individuo para la reacci√≥n de lucha o huida que coordina el sistema nervioso simp√°tico.

La rabia, al igual que el resto de emociones, se puede convertir en un problema cuando es demasiado intensa, frecuente y mantenida en el tiempo. Esto afectará en cualquier ámbito en el que la persona se desenvuelva (laboral, familiar, social…). Si además la ira conlleva violencia o agresión, ya sea física o verbal, las consecuencias pueden ser devastadoras para la persona. 

 

Sentir y expresar enfado es positivo. El problema se encuentra si lo hacemos de forma descontrolada e inadecuada, provocando¬†da√Īo a nosotros mismos y/o a los dem√°s.

 

Cuando nos relacionamos con otras personas, es fundamental aprender a gestionar el enfado y la ira de manera controlada y asertiva. Si no lo hacemos las personas de nuestro entorno se alejaran de nosotros, poniendo distancia, perdiendo calidad y cantidad en nuestras relaciones interpersonales con los dem√°s.

 

No es la emoción en sí la que provoca el problema.  Es la frecuencia y la intensidad de la misma junto con la incapacidad de gestionar y manejar la emoción.

 

 

Repercusi√≥n en la salud. Psicolog√≠a de las emociones – la ira¬†ūüė°

 

Saber expresar y canalizar la ira sin hacer da√Īo a los dem√°s ni a uno mismo, es objetivo habitual en las sesiones de consulta psicol√≥gica. Se trabaja la flexibilidad cognitiva y el repertorio conductual. El objetivo es evitar el bloqueo y el descontrol emocional ante situaciones que generan frustraci√≥n

Existe evidencia científica que correlaciona la expresión de ira descontrolada y problemas de salud. Podemos destacar hipertensión, problemas cardíacos, gastrointestinales, dolores de cabeza, dificultades para dormir,  Aprender a gestionarla resulta fundamental para no arriesgar ni la salud ni las relaciones sociales con los demás. De esto hablaremos en un próximo artículo.

 

 

Cargando ...

 

Pin It on Pinterest